viernes, 15 de enero de 2010

Vitamina D



Desde hace tiempo se sabe que la vitamina D es necesaria para que el cuerpo absorba normalmente el calcio y f'ósforo y para la formación de dientes y huesos. Sin embargo, en la actualidad se está descubriendo que esta vitamina juega muchos otros importantes papeles en el cuerpo humano. Existe evidencia de que la deficiencia de vitanina D puede promover el desarrollo de varios tipos de cáncer, especialmente el de colon, ovarios, próstata y seno, hipertensión, depresión, psoriasis, tuberculosis, enfermedad periodontal y problemas del sistema inmunológico como por ejemplo esclerosis múltiple, artritis reumatoidea, lupus y diabetes tipo 1. Investigadores en Alemania han encontrado además una relación entre las deficiencias de vitamina D y las fallas crónicas del corazón.





La vitamina D se forma en nuestro cuerpo cuando unas sustancias llamadas esteroles que están presentes en muchos alimentos se desplazan hacia la piel y reciben la radiación solar. En la actualidad muchas personas padecen deficiencia de esta vitamina, lo que puede verse en un aumento en las casos de raquitismo en niños y osteoporosis y debilidad muscular en adultos. El raquitismo es una enfermedad que se caracteriza por deformidad de la caja toráxica y el cráneo y piernas arqueadas. El problema parece ser el temor al cáncer de la piel que hace que muchas personas eviten a toda costa la exposición al sol. Está claro que la exposición excesiva al sol puede provocar cáncer de la piel pero nuestro cuerpo está diseñado para recibir aunque sea un mínimo de luz solar. El problema se agrava en las personas de piel oscura ya que los pigmentos de su piel bloquean en gran medida los rayos ultravioletas del sol. El problema de la falta de exposición a la luz solar tambien se agrava en los lugares localizados en latitudes muy al norte o al sur, en las cuales las personas reciben poca cantidad de luz solar. En los Estados Unidos se ha encontrado que probablemente cerca de la mitad de las mujeres de descendencia afroamericana en edades fértiles sufren de deficiencia de esta vitamina.
Estudios recientes sobre la vitamina D parecen indicar que esta ayuda a reducir la hipertensión, frena el crecimiento descontrolado de las células que desemboca en cáncer y pone un límite a la actividad del sistema inmunológico evitando así el desarrollo de enfermedades autoinmunes. Dos estudios sugieren que los suplementos de vitamina D al nacer, protegen contra el desarrollo de la diabetes tipo 1 más adelante en la vida. Algunos investigadores creen que los suplementos de vitamina D en forma de D3, si son utilizados tan pronto una persona es diagnosticada con diabetes tipo 1, pueden ayudar a proteger las células del páncreas que aún no han sido destruidas. La vitamina D presenta marcados efectos antitumorales en numerosos tejidos protegiendo estos del desarrollo de cáncer. Estudios recientes sugieren que las personas que son operadas de cáncer en el verano y por tanto reciben más vitamina D por la radiación solar tienen una mucha mayor probabilidad de sobrevivir la enfermedad que aquellas que son operadas en invierno y por tanto reciben menos vitamina D. En un estudio publicado en el número de septiembre de 2006 de la revista Cancer Epidemiology Biomarkers & Prevention y que fue llevado a cabo por investigadores de la Universidad Northwestern en Chicago y de la Universidad de Harvard, se encontró que consumir al menos 400 unidades internacionales de vitamina D al día reduce el riesgo de desarrollar cáncer de páncreas en un 43 por ciento



No hay comentarios:

Publicar un comentario